martes, 20 de mayo de 2008

El libro trampa











Buenas,

Hace ya algunos meses que devoré el libro de John Boyne "El niño con el pijama de rayas". Seguramente habéis oído hablar de él porqué en su momento copó las listas de éxitos editoriales y se convirtió en un bestseller a través de un boca-oreja imparable. Desde que lo terminé, me anda rondando la idea de colgar en este blog un comentario sobre la impresión que me causó el librito, no tanto por lo que explica la trágica e ingenua amistad entre un niño alemán, hijo del Comandante SS a cargo de Auschwitz, y uno de los niños prisioneros en el campo sino por la conclusión terrible que se desprende del final de la novela. Si alguien no la leído y tiene intención de hacerlo, que deje de leer esto porque voy a revelar el final, aunque es previsible. La historia termina con la muerte de ambos amigos, ya que el gas no distingue de razas ni de ideologías.


La principal conclusión de la novela es que los niños son y siguen siendo niños aun bajo las peores circunstancias; y ojalá que esto siga siendo así. Sin embargo, lo paradójico y cruel del cuento es que uno puede caer en la tentación y a mí me pasó, de creer que el final es trágico sólo por que el niño alemán (que es el narrador de la novela y por tanto nos lo hacemos próximo) muere gaseado. Si el autor hubiese optado por otro final y el “alemanito” se salvase gracias a la intervención providencial de cualquier ario que pasase por allí; yo me pregunto: ¿sería esto un final feliz? ¿Podríamos dormir tranquilos por haber salvado a nuestro simpático niño-narrador sin preocuparnos lo más mínimo de los cientos de niños judíos que compartían ducha y ahogo, hora tras hora, día tras día?


Pues eso, un libro trampa. De eso se trata.


PD: Por si alguien quiere acercarse aún más al infierno del horror nazi visto desde la perspectiva de los asesinos, no se pierdan “Las Benévolas” de Jonathan Littel, 1200 páginas de cruda realidad y honestidad sin desperdicio. Otro día hablaré de este novelón.

1 comentario:

montse dijo...

Es un libro delicioso,de f�cil lectura y que se presta a colgar-lo unos minutos mientras lo lees para dejar que la imaginaci�n vuele para ponerse en el papel de,m�s que de sus protagonistas,toda esta gente que vivi� en sus carnes tal bestialidad.
"Un final feliz"hubiera sido una traici�n para los lectores y para la Historia.Y,si el pobre ni�ito alem�n hubiera salido airoso de esta historia,aqu� el autor la habr�a cagado sin conseguir "un final feliz".Besazo